QUE HACER ANTE LA PERDIDA BRUSCA DE UNO O VARIOS DIENTES

En algunas ocasiones un golpe o una caída supone la perdida de uno o varios dientes tanto en niños como en adultos. Una situación que no es irreversible. Hoy explicamos cómo actuar adecuadamente cuando, por un fuerte golpe, un diente se suelta completamente del hueso en lo que llamamos “avulsión dental”. Hay que mantener la calma y actuar rápido pues el tiempo es importante para la supervivencia del diente. Recogeremos el diente avulsionado, lo limpiaremos suavemente con agua o algún colutorio antiséptico, si lo tenemos a mano, sin frotarlo ni eliminar la pielecita que lo cubre pues esta es crucial para preservar su potencial de reimplantarse. Si nos atrevemos, lo ideal es reubicarlo inmediatamente en el alveolo dentario, en su posición lo más correcta posible, mordiendo una gasa o tela limpia para mantenerlo estable hasta obtener atención de un dentista especializado en el tema. De no atrevernos, pondremos el diente en un recipiente con un líquido limpio, preferentemente leche desnatada, suero fisiológico (vale el líquido conservador de lentillas oculares), agua o incluso con saliva dentro de la boca del mismo paciente, y buscaremos un dentista. IMPORTANTE: ACTUAR RÁPIDO. Si reimplantamos el diente en su sitio en el momento, o antes de 30’, las posibilidades de que “coja” de nuevo son muy altas. Cada media hora que nos demoramos se reduce drásticamente esta posibilidad. A partir de las 2 horas las posibilidades son muy bajas. No hay que limpiar mucho ni el alveolo ni el diente. Es bueno que haya sangre que facilita que el diente vuelva a nutrirse. NUNCA hay que frotarlo. NUNCA hay que secarlo o envolverlo en papel. Mantenerlo SIEMPRE húmedo. En los hospitales no suele haber servicio de atención para este tipo de urgencias y es preferible actuar nosotros o buscar cuanto antes a un DENTISTA ESPECIALIZADO que prepare, reponga y estabilice en su posición de la boca el diente avulsionado. Recuerda que la prevención con protectores bucales es la actitud más sensata y que, si ya se ha producido el accidente, de la rapidez con que actuemos depende que los dientes que salen volando acaben en el cubo de la basura, o vuelvan a ocupar su sitio en la boca.

Tags are not defined for this post

Comments closed

No comments. Leave first!